HISTORIAS DEL BAJO VIENTRE

HISTORIAS DEL BAJO VIENTRE
Para adquirir el libro entra en www.talenturalibros.com

viernes, 2 de noviembre de 2012

MEDITERRANEO

MEDITERRÁNEO Hacía calor. Con seguridad el agua estaría fría. Mar abierto traído desde Hispania. César avanzó por la arena seca llevando a su hijo en volandas. Algunos no pudieron evitar mirar sin disimulo. Ciertamente, era un poco chocante ver a un niño vestido de gladiador. En la playa a los niños se les viste de marineros o se les desviste hasta el punto de convertirlos en perros salchicha. Pero César, no. César traía a su hijo vestido de gladiador. Con un casco de tiras de cuero cubriéndole el rostro y un vestido, también de tiras, haciendo juego. No llevaba calzado. Los niños de la talidomida no precisan calzarse. Las chanclas son cosas de los demás. Sus muñones sobresalían de las tiras, retando a la gente a fijarse en ellos, compitiendo en su desnudez con mujeres top less y marisexuales en tanga. César no era un experto en ropa playera para niños. ¡ Claudia, cuánto te necesito en este momento! Partiste y te marchaste con Jason y sus argonautas. Te fuiste sin explicarme cómo se viste a un niño de año y medio en una mañana de playa calurosa donde las chanclas son cosas de los demás. Corría el siglo III antes de Cristo, cuando el futuro no lo conocía ni Dios. Madrid 11 enero 2012 Nota del autor Relato express escrito incorporando la frase: "las chanclas son cosas de los demás", que resultó ganador del concurso de esa semana en Los Diablos Azules.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada