HISTORIAS DEL BAJO VIENTRE

HISTORIAS DEL BAJO VIENTRE
Para adquirir el libro entra en www.talenturalibros.com

jueves, 8 de septiembre de 2011

NOCHE DE MOJITOS

NOCHE DE MOJITOS

Aquella noche se había prolongado más de la cuenta. Suele pasar cuando no te planteas salir de marcha y, de pronto, la cosa se lía y se lía. Conocedor de su propensión a no saber aguantar la bebida, empezó con bebedizos sin alcohol, tipo zumo de alubias o de berenjena. Pero en un momento dado, que no recordaba exactamente cuándo fue, se tomó el primer mojito. Y de mojito en mojito, terminó más empapado que las pezuñas de los leones de la Cibeles. Luego vino un periodo de oscuridad irrecuperable para la memoria. La luz se hizo, encontrándose tirado, encima de la tumba de Larra, a eso de las cinco de la mañana. Fue incapaz de recordar cómo había llegado hasta allí. Posiblemente, debió haberse producido algún fallo en la seguridad del cementerio. Trató de identificar la Osa Mayor o Casiopea, pero sólo fue capaz de situar las luces de un avión que vendría de Sri Lanka o las Islas Fidji. Sonaron las campanas de las iglesias de Madrid. Sonaron todas, algunas un poco desfasadas, por lo que dieron las veintitrés. Miró la hora en el móvil. ¡Las ocho! Tenía que estar en clase de anatomía a las nueve. Salió disparado. A las nueve menos dos minutos entró en el ascensor de la Facultad de Medicina y comenzó a desnudarse precipitadamente. Justo a las nueve en punto se subió a la tarima del aula. Cuando entraron los primeros alumnos se sorprendieron de ver al esqueleto con unos zapatos puestos. Habían empezado las novatadas.


Madrid, 7 de Septiembre de 2011


NOTA DE AUTOR

Relato express escrito incorporando la frase: “y comenzó a desnudarse precipitadamente”.
Resultó ganador del concurso de esa semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada