HISTORIAS DEL BAJO VIENTRE

HISTORIAS DEL BAJO VIENTRE
Para adquirir el libro entra en www.talenturalibros.com

jueves, 16 de diciembre de 2010

LA COLEGIALA

LA COLEGIALA

Al salir del colegio no tenía ganas de preparar el examen del día siguiente. Entró en una cafetería y se pidió un pacharán.

- ¿Qué edad tienes?

- 18 recién cumplidos.

El camarero, que era el dueño, pensó en la crisis. Fue en busca de la botella.

Dos mesas ocupadas además de la de la colegiala. En una un cliente habitual. En la otra, el poeta de las gafas de culo de vaso, bebiéndose la inspiración.

A la hora de pagar la colegiala miró al camarero propietario, sonriéndole

- No tengo dinero.

- ¿Entonces?

- Te dejo que me mires las bragas debajo de la mesa.

- ¿Cuánto?

- Un minuto.

- ¿Puedo tocar?

- Si me sirves otro antes.

De nuevo, fue en busca de la botella. Le sirvió otro y se metió debajo de la mesa.

- Tiempo.

- ¿Ya?

- Sí, ya.

El hombre salió de debajo de la mesa.

La colegiala se bebió lo que quedaba de un golpe. Se levantó y se fue sin despedirse.

El poeta concluyó el poema. Pagó y se marchó olvidando un folio medio arrugado. En él había escrito: "Ayer supe que mi hija ha heredado la afición por beber, y no me había enterado. Rima consonante. ¡ Qué le vamos a hacer! "


Madrid, 15 de Diciembre de 2010

NOTA DEL AUTOR
Microrrelato ganador del premio al mejor microrrelato de la semana de Los Diablos Azules.
Escrito en el bar con un tiempo máximo de 10 minutos y obligando a incluir la frase: “ y no me había enterado”.
El texto no ha sido corregido posteriormente.

23 comentarios:

  1. Es brutal, me encanta!!! Enhorabuena y un brindis por ti!!!

    ResponderEliminar
  2. De el mismo pueblo que Nicolás Melini, Anita !!!!...¡ Brindo por eso!

    Chín, chín.

    Mil gracias.

    ResponderEliminar
  3. Oh, no, vaya, soy madrileña, pero vivo en esta bonita isla, estamos ¿al revés? o quizá nos confundimos al nacer... o tenía que ser así... quien sabe.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. ¿Has oído hablar de la resonancia cósmica, Anita?
    Pues vosotros dos sois un ejemplo de resonancia cósmica literaria.
    Tal vez el aire de Santa Cruz de la Palma esté hecho de letras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Jajaja... me parece que hay por ahí mucho salido sueldo y además seguro que no padecía de lumbalgia.
    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  6. Terly, no sabemos cómo se metió debajo de la mesa. Lo mismo lo hizo reptando cual gusano...ja ja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Entre este magnífico relato, aquel poema referente a que de pequeño mirabas las bragas a la princesa y otras anécdotas que sé, voy a cambiarte el apodo de Brad Tip por el de Chicho Terremoto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. A ver,a ver, Torre mía, no infundas a confusión al respetable: Yo no era quien miraba de pequeño las bragas a la princesa, entre otras cosas, porque cuando yo era pequeño no había princesas en España sino "nietas". Mi poema "Mateo y la Princesa", está inspirado en una foto del periódico, donde un anónimo Mateo ( excepto por su nombre grabado en el baby) hace espelealogía en una cueva de sangre azul por parte de esposo.
    Pero, salvo este error de documentación, me temo que en todo lo demás tienes razón ( no sé cuáles son las "otras" anécdotas o si lo sé callaré cual leopardo..je je), por lo que acepto el nuevo apodo con una ligerísima modificación: Chichi Terremoto.

    Por cierto: ¿Te gusta el pacharán?

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Tienes razón, mi Rey, no había princesas; pero he querido recordar el porqué de que yo pensara que eras tú y es por el comentario que hiciste sobre... "quién fuera Mateo" o algo parecido.
    Quizás el plural de "otras" era para dar más solidez a mi proposición y sobre el pacharán... me encanta y más si es de esos caseros de Navarra pero te advierto que ya no soy ninguna colegiala ;-) además corres el peligro del ataque de cualquier felino.

    Un beso, Chichi.
    (Oye, Luis, eso de Chichi queda un poco merdellón para un blog poético)

    ResponderEliminar
  10. Como siempre, mi Torre, tengo que terminar dándote la razón.

    "Un beso, Chichi", me parece aséptico.
    Otra cosa es que se interpusieran preposiciones entre " el beso" y "el Chichi".
    Pero, dado que no es el caso, no ha sido censurado. Ademas, mi blog puede ser cualquier cosa menos poético.

    Un beso...(ya me he metido en la ciénaga, por lo que prefiero no salpicar saliendo de ella).

    ResponderEliminar
  11. Termino mis comentarios de este apartado (espero, que haces hablar hasta a las piedras) con una carcajada que es lo que sueles provocar con tus respuestas.
    Un besillo que todavía tienes bigote.

    ResponderEliminar
  12. Si yo soy el poeta, Jesús...ja ja ja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Lo primero de todo: ¡Felicidades por este microreelato!
    Lo segundo: ¡Felicidades por el premio!
    Amante del relato, y de lo poco que aprendí de forma oficial, tengo que decirte que con un mini-diálogo, consigues ambientar toda una escena, e incluso, adivinar un antes y un después.
    Me gustó leer este relato.
    Chapó!

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Carmen.
    Yo también te felicito a ti:

    ¡FELICES FIESTAS!

    Un besito

    ResponderEliminar
  15. FELIZ NAVIDAD
    .
    Nos llega del Cielo,
    ¡gotita de miel!...
    un Niño ha nacido,
    se llama Enmanuel.
    .
    María le canta,
    le canta José
    y los pastorcillos
    le cantan también.
    .
    Gitanos y payos
    se unen en fe
    y tocan las palmas
    y dicen ¡olé!...
    .
    Terly
    .

    Un fuerte abrazo.
    Juan José

    ResponderEliminar
  16. ¡Enhorabuena! por el premio y por el relato, por cierto, ¿cuál era el premio? ¿una copita de algo? o ¿perder el bigote? bss,

    ResponderEliminar
  17. Begoñita, no me tomes el pelo que amenazo con ir a Pradosegar en Reyes y hacerte una visita a la habitación para que des de beber a mi camello.

    Un besito

    ResponderEliminar
  18. Feliz Año Nuevo. Salud, Amor y Paz para todos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Con mi ausencia forzada de los medios, no me había enterado de tu premio ¡enhorabuena! me ha encantado. Si es que eres un crak!

    Los comentarios son la monda. Y es que estar a tu lado es siempre una gozada.

    Lo dicho, muchas felicidades, Luis.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Doña Luisa Arellano.
    Es usted una gran dama.
    Un besazo

    ResponderEliminar